miércoles, 30 de agosto de 2017

Presentación de "Piel de lobo" en Alpuente


Buenas tardes, lectores, amigos, conocidos y desconocidos que quizá algún día dejen de serlo. Como saben, el pasado 10 de agosto, por la tarde, tras una pequeña introducción para hablar a cerca de mis trabajos literarios, presenté en el Salón Consistorial de la antigua Aljama de Alpuente (Comarca de los Serranos, Valencia) mi novela histórica “Piel de lobo”, editada por Tagus (grupo Planeta) en 2016, y ambientada en la España de 1936 a 1978.


 La asistencia superó mis expectativas iniciales, llenándose la sala con un público interesado, amable, respetuoso y muy atento entre el que se contaba un grupo de niños y niñas, sentados en primera fila, que no perdieron detalle de las explicaciones, videos e imágenes que fui mostrando durante el acto, haciendo gala de un comportamiento ejemplar.



Al término de la charla, tuve la sensación de que todos, espero que sin excepción, habíamos pasado un buen rato; y de que la novela había despertado el interés de muchos de los asistentes, que rápidamente se acercaron a mí en pequeños grupos para preguntarme por la forma de adquirir mis libros o regalarme sus muestras de afecto.


 Presentar una novela nunca es tarea fácil, sobre todo cuando aborda una temática de naturaleza sensible todavía hoy para muchas personas, pero el público de Alpuente no defraudó y pude hablar del argumento sin tabúes ni prejuicios, si bien omití algunas referencias para que el contenido de la charla resultara más ágil y liviano.
 No quiero despedirme sin antes dar las gracias al Ayto. de Alpuente por el magnífico escenario que pusieron a mi disposición, y a la Asociación Cultural Amigos de Alpuente por apoyar en todo momento esta iniciativa cultural, aportando los medios técnicos y humanos que hicieron posible que todo saliera rodado. Gracias también por la botella de vino blanco de la tierra con la que me obsequiaron, que no vio el amanecer del día siguiente.


Hasta muy pronto.
¡Un fuerte abrazo! 
Gracias
Manuel Pérez Recio







viernes, 16 de junio de 2017

Motel Paradise.

Mención de honor en la revista literaria Prosofagia nº 11, diciembre 2010





Eran las tres y media de la madrugada. Mariela dormía profundamente en la enorme cama de agua sobre la que, horas antes, habíamos retozado como Adán y Eva debieron hacerlo en su primera noche bajo el manzano. No quería despertarla, así que dejé la chaqueta, las llaves y la cartera sobre la cómoda de la entrada, por ese orden. Recordaba perfectamente haber solicitado al conserje una percha para colgar la ropa, pero el muy cretino se había vuelto a olvidar, como con la botella de vino. Suerte que el bar de la gasolinera estaba abierto; al menos, había podido echar un par de tragos y fumar un pitillo antes de acostarme.
Avanzaba unos pasos en la oscuridad cuando de pronto tuve la inquietante sensación de que una fría ola de mar se abalanzaría súbitamente sobre mí. “Maldito viento del norte”, balbuceé. Y retrocedí para cerrar la ventana. Ella y su manía de dejarla siempre entreabierta. Después, separé unos centímetros la cortina para que entrara un poco de aquella luz violeta que irradiaba el destartalado cartel del motel. Un velo de falsa intimidad se proyectó sobre la pared del fondo, como si fuera un club de putas.
Tras desentumecer el cuello, me quité los zapatos y caminé sigiloso hacia mi lado de la cama. Tropecé entonces con algo grande y pesado a los pies de esta, que sonó a caja de cristales rotos. A pesar del dolor en el pié, mantuve la boca cerrada. Percibí un ligero movimiento entre las sábanas, nada más.
Era del televisor; el tubo de imagen estaba hecho añicos, algunos fragmentos se colaban por debajo de la cama y otros estaban desperdigados por la moqueta. Me agaché para retirar los trozos más grandes, resultaba peligroso al caminar descalzo, y encontré un sujetador de encaje y un minúsculo tanga. Sonreí. Saber que ella dormía completamente desnuda era una idea que me excitaba, pero el alcohol y el cansancio no eran ingredientes para un buen cóctel, y descarté iniciar una batalla de antemano perdida; así que coloqué suavemente ambas prendas sobre la mesilla de plástico donde debía descansar el televisor y aparté lo que quedaba de este a un lado.
¿Qué demonios habría pasado?...
Me senté muy despacio sobre el inoportuno colchón de agua, dispuesto a desnudarme. El borboteo me revolvió un poco el estómago. “Seguro que no encontró el mando a distancia y usó un zapato para cambiar de canal”, deduje, esbozando una estúpida mueca de reprobación. Mariela era todo un carácter. No sé cuántas respuestas sin sentido llegué a concebir en pocos segundos, supongo que fue divertido.
Ya en cueros, salvo por los calzoncillos y la cartuchera (sólo en la ducha me separaba de la pistola), estiré el brazo para dejar en la mesita de noche el anillo de compromiso y el reloj de pulsera. Y nuevamente topé con algo que no debía estar allí. Coloqué los calcetines sobre la lamparita y la encendí. La luz atenuada iluminó un bote de cerveza importada, medio vacío, con restos de ceniza en la levita. Miré al suelo, buscando alguna otra rara evidencia, y encontré unas botas camperas, al menos de la talla cuarenta y dos, junto a unos pantalones vaqueros y una camisa a cuadros. Retiré con premura los calcetines de la lamparita y arrastré la vista atrás… ¡Joder! ¡Pero qué coño…! ¡Había un hombre junto a ella, pegado como una lapa a sus nalgas! Mi incorporé con brusquedad y palpé impaciente en la penumbra hasta dar con la maldita cadenilla que encendía el plafón del techo. La bombilla de sesenta vatios parpadeó unos instantes antes de derramar su luz enfermiza y vaporosa sobre la cama.
“¡¿Qué cojones hace ése aquí?!”, grité enfurecido. En un acto reflejo, desenfundé la pistola y apunté a su cabeza. Tras la convulsión inicial y un grito agudo de pánico, Mariela cubrió su rostro con la sábana de raso, como si con ello pudiera evitar que el proyectil la alcanzara. Apenas pude apreciar durante un segundo la expresión de terror en la mirada del hombre que la acompañaba, quien salió disparado, tropezando con todo objeto que halló en su camino, en dirección a la puerta del apartamento, de la que casi arranca los goznes al abrir, para perderse entre los trailers del parking con la desesperación de una rata perseguida por un felino hambriento. ¡Estás muerto!, le grite, ¡muerto! Aunque dudo que pudiera oírme.
“¿Con ese cobarde?...”, murmuré, dolido, dirigiéndome a ella, reteniendo en mi garganta un eructo cargado de bilis. Podía haber acabado con ése idiota con un ligero movimiento del dedo índice, pero no borrar de mi cabeza la traición, la falaz promesa de felicidad que me unía a Mariela, mi vida, mi razón de ser, ¡mi mujer! Me parecía tan distinta ahora… Su pelo rubio platino, las uñas postizas asomando lujuriosas por el borde de la sábana, el olor a sudor, sexo y perfume barato... Tenía el aspecto de una furcia de carretera. Ni asomo de la mujer a la que me comprometí, ni siquiera un esbozo. Me sentía dolido, estafado, humillado; me sentía fuera de lugar…
Y de pronto surgió la duda. ¿Y si no era ella?... Mis manos comenzaron a temblar, mi rostro a sudar. “¿Mariela?”, la llamé angustiado, sintiendo sobre mis hombros el peso desmesurado de tres mil seiscientos cincuenta días sin noche, sin luna, sin su presencia, sin el olor o el tacto de su piel.
“¡Por favor, no dispare!”, exclamó al fin, tras unos eternos segundos de tensa calma, mostrando por primera vez su mirada acuosa y gris, sus párpados azul cobalto, sus labios hinchados de botox.
No era ella. No era Mariela...
Bajé el arma lentamente. Cada latido, un clavo que se hundía en mi corazón.
Me di la vuelta y regresé al porche arrastrando los pies, el alma. Efectivamente, aquella era la habitación 309, nuestra habitación. Al menos, lo fue por una noche.
La extraña mujer comenzó a sollozar, a suplicar no sé qué cosas. ME torné hacia ella y le ordené callar. Luego barrí el parking con la mirada: ni rastro de aquel putero. Menudo susto se debió llevar; seguro que se lo merecía. Un reloj digital gigante, apostado sobre el techo de la luminaria de la gasolinera, marcaba en rojo las cuatro menos cuarto de la madrugada. En otro panel más pequeño, situado justo debajo, la fecha y la temperatura: veinticinco de abril de dos mil once, trece grados.
Caí al suelo de rodillas, abatido por la impotencia. Habían pasado ya diez años desde que nos alojamos en aquel motel, mi mujer y yo, para celebrar nuestro quinto aniversario, como dos enamorados que buscan renovar sus votos a pesar de fango que anega sus vidas, cuando surgió aquella discusión sin sentido, sin respeto, sin límites. ¿Cómo se atrevió a llamarme impotente, la muy zorra? Si hubiera tenido la boca cerrada… Jamás le había puesto una mano encima, fue una reacción instintiva… Acompañado por su olor corporal todavía en mis manos, marché a tomar un par de copas y fumar un pitillo. Cuando regresé, ya casi de madrugada, el parpadeo de las luces azules y ambarinas iluminaba las paredes desconchadas del viejo edificio. Tras el cordón policial alrededor de la puerta 309, huellas de sangre, ropa íntima desgarrada, y un cuerpo en el suelo, cubierto con una manta. Ya era demasiado tarde para pedir perdón, para buscar una excusa. Di media vuelta y me escondí en el maletero del coche hasta el amanecer. Sucedió hace diez años, y parece que fue hace apenas unos minutos.

Consciente del error, abandoné la pistola en el suelo del porche, junto a un par de colillas aplastadas y el envase vacío de un preservativo, me incorporé y bajé con extrema pesadez los cuatro peldaños de la escaleta, dispuesto a rendir cuentas con el Diablo. A lo lejos ruido de sirenas, luces parpadeantes en el cielo. Como aquella fatídica noche, solo que esta vez no murió nadie. Introduje el cañón de la pistola en mi boca, pero no me atreví a disparar: soy un cobarde, siempre lo he sido. Así que esperé a la policía. 

Aún me pregunto por qué Adán y Eva fueron obligados a abandonar el Paraíso. Si hubieran tenido una segunda oportunidad, hoy todo habría sido tan distinto… 

martes, 25 de abril de 2017

Entrevista para la web De Letras

Link a la entrevista concedida a la web De Letras, al hilo de mi penúltima novela: "Piel de lobo". 
Gracias por estar.
Nelo


http://de-letras.es/hoy-hablamos-con-manuel-perez-recio

viernes, 14 de abril de 2017

Relatos sobre la violencia de género

Ayer empecé el día con una buena noticia: había quedado finalista en el Concurso Internacional de Relatos Fundación Luz Casanova sobre la violencia de género. Recibí el libro editado con los veinte relatos seleccionados por correo postal. Y mi relato cuenta con una magnífica ilustración. En la nota que acompañaba al libro me comunican en una nota que próximamente se pondrá en contacto conmigo la organización para la presentación. Hoy he empezado a leerlo, y todos los textos son geniales. 
Era un tema delicado a tratar, por desgracia en boga, y me satisface enormemente que el jurado se haya fijado en mi particular visión al respecto.

Gracias.


viernes, 23 de diciembre de 2016

Memento

Memento

 1er Accésit en el Concurso de Relato Tono Escobedo 2016



Hacía años que no entraba en una iglesia, e ignoraba cómo había podido dejarme embaucar esta vez; mi mujer siempre había respetado mi ateísmo, y yo su fe.
De niño sí era creyente, incluso llegué a ejercer de monaguillo en mi pueblo, cuando los curas vestían de riguroso negro y ofrecían más remedios que la botica. Hasta que el bueno de Valentín, que repartía el dinero del cepillo entre los críos y nos daba hostias de las de comer al acabar la misa, dejó preñada a una joven aldeana y abandonó la curia por la puerta de atrás.
Pero, anécdotas aparte, leer nunca se me dio bien.  Por eso me extrañó tanto verme junto al púlpito, con la Biblia abierta y todo el mundo pendiente de mí.
“Ya es tarde para arrepentirse”, suspiré apesadumbrado. Tomé aire, junté las manos y me acerqué al micrófono dispuesto a recitar aquel pasaje... Cuando, de repente, mi garganta enmudeció. ¡Perdí la voz!
Miré de soslayo hacia el sacerdote, esperando su reprobación, y lo encontré ungiendo con agua bendita un ataúd; la banda violeta, distintivo de duelo y penitencia, colgando de su hombro.

“¿Quién será el difunto?”, me pregunté, incómodo por no acordarme de él. 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Concurso de relato Tono Escobedo 2016

Un año más he sido premiado en el Concurso de Relato Tono Escobedo, creado en torno a la figura y memoria de dicho autor y organizado por el grupo Defoto. Esta vez con el Accésit 1º en la categoría Violeta, otorgado a mi relato “Memento” (incluido en el libro “Los siete colores del arco iris”, editado por Defoto). Los premios se entregaron el pasado viernes 16, durante la semana Cultural Gutenberg, en el Monasterio de Santa María de El Puig (Valencia), tras un agradable recorrido por el Museo de la Imprenta que alberga en su interior. Me siento afortunado doblemente: primero por el reconocimiento a mi relato, y segundo porque pude asistir a una verdadera fiesta de la literatura, en la que no faltó la música, el humor sano e inteligente y la creatividad; sin olvidar el cóctel final y la oportunidad de poder saludar a los organizadores del evento y conocer a otros autores galardonados.




Es la tercera convocatoria en la que participo, y el tercer premio que recibo, acumulando uno como ganador de categoría y dos primeros accésits. ¿Repetiría?... Si me dejan, por supuesto que sí. Solo por estar allí ese día, pasear por los pasillos de tan atractivo escenario y disfrutar de la compañía, merece la pena.

Nelo




viernes, 16 de diciembre de 2016

martes, 29 de noviembre de 2016

Piel de lobo. El retorno.

Como sabrán, hace un par de meses retiré mi novela "Piel de lobo" de todos los mercados. La razón: acababa de firmar un contrato de exclusividad con la Editorial Tagus, del grupo Planeta. En ese momento, mi novela figuraba en la lista de los ebooks autopublicados más vendidos de la Casa del Libro. 
Pues bien, tras un período de revisión ortotipográfica y ligero cambio de imagen, hay fecha de lanzamiento: será el 2 de diciembre. Este viernes, aunque el ebook ya puede encontrarse en preventa tanto en la casadellibro.com como en tagusbooks.com.


Si desea saber más sobre esta novela de amor, odio, rencor y sacrificio que tanto ha gustado a los lectores y no deja de proporcionar satisfacciones a su autor, pueden visitar el blog:
Gracias por estar.
Nelo

jueves, 3 de noviembre de 2016

El largo invierno del corazón. Book trailer.

BOOK TRAILER de El largo invierno del corazón.
Disponible en:
Casa del libro (ebook) - https://goo.gl/kBfbKt
Amazon.es (papel y ebook)- https://goo.gl/iFiVBa


miércoles, 12 de octubre de 2016

Novedades sobre "Piel de lobo"

Y bien, ha llegado el momento de la verdad. En menos de una semana debo retirar mi novela "Piel de Lobo" del mercado. Hoy ya lo hice en una librería amiga. Pronto también dejará de venderse en las plataformas online. ¿La razón?... Tras alcanzar un importante número de ventas en amazon y llegar a figurar en el Top Ventas de ebooks autopublicados en la Casa del libro, ¡me ha llegado una oferta de contrato de edición de la Editorial Tagus (Grupo Planeta)! Si todo va según lo previsto (proceso de diseño, corrección, etc), verá de nuevo la luz en pocos meses. Un paso más hacia la profesionalidad.
A todas y todos los que confiaron en ella: gracias por leerme. Ahora, Piel de Lobo cobra una nueva dimensión que, quizá algún día, marque el camino de mis otros libros.
Si estaban pensando en adquirir esta novela histórica que tan buenas críticas ha recibido de los lectores, dense prisa, porque ya ha empezado la cuenta atrás.
Amazon: https://goo.gl/hkWDIb
Casa del Libro: https://goo.gl/o5wNuu

jueves, 7 de julio de 2016

El largo invierno del corazón

Les presento mi tercera novela. A partir de hoy disponible en amazon en formato digital. Muy pronto lo estará también en rústica (formato papel). Novela negra, thriller. 208 páginas. 6 x 9".
*Actualización 10/10/2016: Desde hoy, también puedes encontrarla en la Casa del Libro (formato epub)


Sinopsis:

El detective Dani Franco, cuya vida parece haber entrado en un bucle de perdición desde que lo expulsaran de la policía, recibe un encargo muy especial: recuperar un objeto sin aparente valor material del apartamento de una joven que ha muerto hace pocos días. La singular naturaleza del caso y las extrañas circunstancias que lo rodean, despertarán de nuevo su instinto, devolviéndole la lucidez, el ánimo y las fuerzas que necesitaba para superar los obstáculos que el tiempo y la distancia han ido acumulando a su alrededor. Pero abandonar el cómodo letargo de autocompasión en el que ha basado su existencia conlleva asumir ciertos riesgos, riesgos que lo conducirán por perversos e inciertos caminos hacia un lugar donde nunca nadie debería llegar en soledad.
Con un lenguaje claro y visceral, Dani Franco nos llevará de la mano por una accidentada travesía de realidades intangibles, turbios recuerdos y sentimientos que anidan en la más profunda oscuridad del ser humano.
Un osito de peluche, una mujer marcada, un indómito detective, una joven modelo, un conserje enfermizo y solitario, un engreído hipster y un siniestro millonario de mente perversa y audaz son algunos de los elementos y personajes que hacen, de esta, una historia que ahonda en las desgracias ajenas con sarcasmo e ironía, a veces hiriente y vulgar pero otras discreta y sugerente, dejando huellas tan profundas en sus corazones que ni siquiera la muerte podrá ocultar.
*
“Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que, amarrados con cadenas infernales, los precipitó al abismo donde son atormentados”
Pedro. 2,4
*

viernes, 13 de mayo de 2016

Presentación de "Piel de Lobo" en Paiporta

Recibí una invitación para realizar la presentación de mi novela de ficción histórica "Piel de Lobo" en la Biblioteca de Paiporta (Valencia), y, como no podía ser de otra manera, acepté. 
El acto se llevó a cabo el 19 de mayo, jueves, a las 19:30h, en la Biblioteca Municipal (Plaza Esglesia Sant Jordi, 10). 
Fue una presentación amena, breve, sencilla e indolora. Tras esta, se pudo adquirir el libro en cuestión mientras degustábamos una sabrosa mistelita y un pequeño ágape cortesía de la organización del evento.

Muchas gracias a los responsables del área de cultura del Ayto de Paiporta por su ofrecimiento y a los trabajadores de la Biblioteca por su amable disposición. Y si hay que repetir en un futuro, pues lo haremos gustosamente.

Nelo




¿De qué trata el libro? Accede al siguiente link y lo verás.
http://www.pieldelobonovela.blogspot.com.es/

jueves, 21 de enero de 2016

"Piel de Lobo" en la Librería El Parque de Benicalap.

Me complace anunciar que "Piel de Lobo", mi última novela de ficción histórica, cuya narración se desarrolla durante la posguerra en España, está disponible en la Papelería El Parque, de Benicalap (C/ José Grollo, 135. Valencia). Como vecino de Benicalap durante más de 25 años, era una deuda que tenía pendiente conmigo mismo.
Gracias por la agradable  acogida y por cederme un espacio en su librería.
*Book trailer:



.
También puede adquirirse en amazon (ebook y papel), Casa del libro y Corte Inglés (ebook).

martes, 12 de enero de 2016

De sensibilidades y otras hierbas



No ese día 


Aun por más que yo te amo, te he sentido cerca, soñado, percibido el aroma de tu piel en la penumbra y cada noche la caricia intencionada de tus manos… cuando al fin, después de tantos meses navegando en el azul infinito de tu memoria, escuché gritar al vigía: “¡Tierra! ¡Tierra a la vista…!”, temí haber regresado al punto de partida, a tu cálido abrazo esperándome en la orilla. Porque era el anhelo por descubrir un nuevo mundo lo que a mi lado viajaba ese día. Y por dicha empresa, urdida y guiada por locos de atar y soñadores a los que ciego de ilusión entregué mi alma, hubiera dado la vida.
Al pisar aquella ignota playa, rodeada de vegetación salvaje y escrutadora, y sentir cómo mis pies se hundían en la arena blanca inmaculada, comprendí que el hombre está obligado al paso de las horas y la tortura de los sentimientos, que la distancia es un puente inacabado, que no hay mejor lugar en el mundo que a tu lado… Pero no ese día.


En algún lugar del Paraíso, a 13 de octubre de 1492

sábado, 12 de diciembre de 2015

Entrega de premios del III Concurso "Tono Escobedo"

Ayer, viernes once de diciembre, asistí a la entrega de premios del III Concurso "Tono Escobedo" de relatos cortos, para recoger el 1er Accésit en la categoría “Paciencia”, por mi relato “El jardín de piedra”. Dicho relato formará parte del recopilatorio "Las 7 virtudes de la Humanidad", ilustrado por la genial Tere Usáin y publicado por Defoto Libros.
Ya es el segundo año que resulto premiado en este concurso. Y no descarto intentarlo una vez más, aunque solo sea por asistir a una de las entregas más originales y divertidas del panorama literario actual.
*Foto con la alcaldesa de El Puig, Luisa Salvador.


La primera sorpresa llegó de la mano de la Xaranga Mecánica, grupo musical de viento y percusión que amenizó la recepción de los asistentes a las puertas del Monasterio Santa María del Puig (donde se desarrolló el evento) con sus divertidas interpretaciones.
A continuación, realizamos una visita guiada por el Museo de la Imprenta acompañados por los organizadores, entregados cual actores de reparto al entretenimiento de los asistentes.

Tras la entrega, amena y ágil, de los premios, pudimos ver unas emotivas imágenes de la vida de Tono Escobedo, alma y corazón de este Certamen que mantiene vivo su recuerdo.


 Y por último, un vino de honor y unos sabrosos dulces de los que, un servidor, se puso las botas.


Antes de marchar, y tras echar un par de firmas que alimentan el ego y conocer a otros autores (había que recoger a las niñas, la paciencia de mi suegra tiene un límite y están en esa edad que sacarían de sus casillas hasta a los Gremlins), tuve el placer de poder saludar a Sonia y Alberto, ganadores del Certamen el año pasado, y constatar que forman un gran equipo, como escritores emergentes y, por supuesto, en el aspecto humano. A ellos les deseo mucha suerte con sus publicaciones, cuya trayectoria sigo con agrado por la red.
Gracias una vez más. Un fuerte abrazo.

Nelo

Nda: Todas las fotos son robadas de la red. Las de mi móvil eran una patata.






jueves, 10 de diciembre de 2015

Piel de Lobo en la Universidad de Valencia

Hoy he recibido una fotografía de mi última novela, "Piel de Lobo", tomada en la Biblioteca de la Universidad de Valencia.
Que un libro de mi autoría esté disponible en cualquier biblioteca, ya es para mí un orgullo; pero que lo esté en la de la Universidad, una suerte difícil de igualar.
Gracias a las personas que lo consideraron digno de formar parte de un catálogo tan especial.
Nelo

viernes, 27 de noviembre de 2015

La rada

LA  RADA
 (Microrrelato finalista en el concurso literario organizado por la Asociación de Escritores y Críticos Literarios CLAVE, 2015)


Anocheció de forma prematura. Las nubes adoquinaron el cielo y una densa cortina de agua ocultó las dunas blancas.
Remaba con empeño y precisión, pero la tormenta avanzaba a pasos agigantados, los embates de las olas eran cada vez más rápidos, más violentos.
De pronto, las aguas se abrieron ante mí mostrando un abismo. Atrapé el timón, contuve el aliento y regresé al invierno para no arder en el fuego que emanaba del interior. Apenas me separaban veinte metros de la orilla, un suspiro... “Solo un poco más”, me dije, luchando contra los elementos. Y entonces, mi barca recibió el embate de una gigantesca ola. Tragué saliva, hundí con todas mis fuerzas la pala en el agua. La ola me arrastró hacia la rada, sentí que volaba sin alas…
…Y encallé en tu lecho de piel. La ola se derramó exhausta en la arena de tus sábanas, entre gemidos robados al viento y brumosa espuma blanca.
Al contemplar de nuevo las dunas tu cuerpo, sentir la cadencia de tu respiración acelerada y buscando mis labios tu brillante mirada, un fugaz escalofrío recorrió mi espina dorsal.

En ese momento, supe que jamás abandonaría tu rada.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Premios de microrrelato CLAVE 2015

Un año más, he quedado entre los finalistas en el Maratón de Microrrelatos organizado por CLAVE (Asociación Valenciana de Escritores y Críticos Literarios) La lectura de los textos seleccionados se ha realizado en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en la Calle Colón. Mucha asistencia, humor sano y buen ambiente. Este año he tenido la suerte de coincidir con algunos autores que solo conocía a través de la red, como Jesús García, y que han aportado magníficos relatos.
Los aplausos, gestos e incluso un tímido 'guao', cuando he terminado de interpretar mi texto (que próximamente colgaré en mi blog), ha sido el mejor premio que podía recibir hoy. Muchas gracias a todas y todos los amigos de las letras. Un fuerte abrazo bajo la luna de Valencia (sin dientes).
Nelo



sábado, 21 de noviembre de 2015

Micro de insólito viernes

Traición
La colmó de caricias, besos y abrazos. Caminó sin descanso por las sendas de su piel. Su aliento acelerado dibujó estelas en la bruma y el sol de su mirada acarició su desnudez. Y al fin llegó al oasis de su cuerpo, del que bebió hasta saciar su sed.
¿Quién iba a decirle que aquel néctar tan dulce estaba envenenado?
"Jamás lo volveré a hacer", se dijo, por enésima vez.

Nelo

martes, 20 de octubre de 2015

Operación Tagus

Anulada mi capacidad de análisis por un impulso visceral, me he presentado al reto que organiza Tagus (Casa del Libro) para autores independientes. Se trata de conseguir los suficientes votos de la sinopsis de una novela (que en mi caso corresponde a "Piel de Lobo") para poder pasar a la siguiente fase del concurso. Solo serán tres minutos. En sencillo e indioloro. Lees la sinopsis y, si crees que lo merece, la votas. Puedes hacerlo cuantas veces quieras, pero solo una vez al día.
Muchas gracias por tu tiempo.
Nelo
Puedes leer la sinopsis en este mismo post, pero, si te gusta, no olvides votarla a través de la página oficial, a la que puedes acceder pinchando sobre la portada del libro o el logo de Operación Tagus que te dejo a continuación.

      

Sinopsis

Madrid, primavera de 1978. Daniel, fotógrafo de prensa y columnista habitual en el dominical del Diario de Madrid, recibe una carta manuscrita de su padre, al que creía muerto durante un bombardeo en los albores de la Guerra Civil Española. Pero la carta, fechada en Argentina apenas hace dos meses, contradice en sí misma la versión oficial de los hechos, despertando viejos fantasmas de un pasado que creía ya extinto en la memoria. 
A través de diversas entrevistas y encuentros con terceras personas, el joven periodista descubrirá a un padre muy diferente del que había imaginado, capaz de mentir, robar y matar por una causa ya perdida pero también a un hombre de palabra, con una misión rodeada por un halo de misterio y secretismo que lo conducirá hasta uno de los personajes más ensombrecidos por la historia del siglo XX. Aunque antes tendrá que salvar el muro de falacias y mentiras que, a lo largo del tiempo, ha ido creciendo entre los dos. 
Con la esperanza de desentrañar la verdad, o al menos hallar una razón que dignifique los casi cuarenta años de ausencia premeditada de su padre, Daniel se embarcará en compañía de su hija Ángela y Pablo —un viejo maqui, resentido y orgulloso, pero con la mente clara y la memoria muy viva— en un singular viaje en el tiempo que abrirá nuevos y extraños caminos ante ellos; caminos que nunca antes se hubieran atrevido a recorrer. 
Piel de lobo es una historia de rencor, odio y resentimiento, pero también de amor, amistad, perdón...; un juego de medias verdades y sentimientos encontrados.